Dar por hecho…

A veces nuestra vida se vuelve tan cotidiana que nos volvemos incapaces de ver o alegrarnos por cosas o detalles que antes nos arrancaban una sonrisa.

Personas que antes eran una constante en nuestra vida desaparecen y no nos damos cuenta cuándo o cómo sucedió. Supongo que es el momento en el que damos las cosas por sentado.

Cuando una persona siempre está para nosotros, para animarnos, para escucharnos, para aguantar nuestro estrés o nuestras locuras.

Cuando nos mandan un mensaje en algún momento del día, sin motivo aparente. Cuando se acuerdan de nosotros por pequeños detalles que nos caracterizan.

Cuando con una mirada saben todo de nuestra vida. Cuando nos perdonan nuestras histerias, nuestros enojos sin sentido

Cuando nos acostumbramos a su presencia constante y dejamos de apreciar todos esos detalles, todas las pequeñas cosas. Ahí es cuando perdemos las mejores cosas.

No debemos de perder la capacidad de sorprendernos, de reírnos y de agradecer a las personas que tenemos al lado por todo lo que hacen por nosotros. Un “gracias” o un “te quiero” no nos quitan nada y aún así, pueden significarlo todo.

No perdamos lo más grande que se puede tener por una simple cotidianidad.

No desatendamos lo más, por lo menos. Trabajos, fiestas y reuniones siempre habrá y muchos pero, buenos amigos, son los que se cuentan con los dedos de una mano y a veces, hasta sobran…

Mis amig@s saben quienes son o al menos intento demostrárselos y si algun@ de ustedes lee esto… los quiero mucho y gracias por todo!! ❤

Advertisements

Un amor de película

En algún momento, no diré que todos pero, sí la mayoría, hemos pensado en que queremos tener un amor de película pero, después de pensarlo un poco, yo creo que no es así.

 
En verdad, lo que queremos, es un momento de película. ¿Cuál es ese?
Image
 
Es el momento en el que están los dos protagonistas, hablando, discutiendo o viéndose a lo lejos y te emocionas, te quedas sin aliento, sonríes como un(a) tonto(a) por que tú sabes qué debería de pasar, tú sabes que deberían besarse o correr detrás del otro o decirle “te amo” viendo al otro a los ojos y, finalmente, sabes que pasarás.  
 
Eso es lo que en verdad queremos cuando hablamos de un amor de película. Queremos pensar que, algún día, alguien nos verá o hablará de esa manera y, con ese momento, nos bastará para ser felices.
 
Una mirada que será suficiente para entender que es la persona que quieres para el resto de tu vida. Cuando te dirán palabras tan sinceras que, aunque realmente no tengan sentido, llorarás de emoción.
 
Y vaya, si lo vemos así, no es tan difícil de tener ¿o sí?
Todos podemos crearnos ese momento de película. No tener la vida de lso protagonistas digo, no todos podemos vivir en Nueva York o viajar de un lado a otro sin preocuparte por el trabajo o el costo del boleto de avión, ¿no? 
 
Pero, sí podemos saber a quién queremos, quién es esa persona que con un mensaje, una llamada, un detalle te hace sonreír como lo haces al momento de ver “The notebook” ya sabes, así como idiota.
 
Solo tenemos que decirlo y claro que da miedo. Da miedo pensar en que te digan que no o te de una “bateada” que el mismo Babe Ruth le envidiaría pero bien dicen que no hay peor lucha que la que no se hace… 
 
El chiste es atreverse y sobre todo, sonreír, siempre, sonreír a pesar de todo y de todos y bueno, cuando encuentres a una persona dispuesta a ayudarte a hacerlo y tu a ayudarlo a él o ella, supongo que habrás encontrado alguien con quién construir el guión de tu vida. 
 

Lo importante de un “Te quiero”

No entendía las despedidas. Supongo que porque era pequeña, sólo no tenían sentido. Pero después, todo cambió, tú te fuiste. 
 
No te volví a ver. No te volví a escuchar. Simplemente tuve que aceptar que ya no estás.
 
Por eso no me gustan las despedidas, de hecho las odio, me molestan… les tengo miedo.
 
Temo no decir un “te quiero” a los que me rodean porque, no recuerdo si te lo dije esa última tarde… Esa última vez que te vi.
 
Cierro los ojos y escucho tu voz, te veo, te siento pero esa magia termina pronto, en cuanto recuerdo que no puedo besarte ni abrazarte. 
 
Te he soñado y ha sido tan real que, el despertar es como volverte a perder.
 
Nos sabes como me gustaría poder enojarme contigo… Me dejaste, sólo te fuiste y no me diste la oportunidad de reírnos una última vez juntos, de contarnos una última historia. De abrazarnos.
 
Yo no pude hacer nada para evitarlo y sin embargo, me siento tan culpable todo por no recordar si te dije “Te quiero”
 
Eras mi persona. Mi confidente y aún así me dejaste.
 
Me molesta por que de ti aprendí que ninguna pelea, que ningún “ego” son lo suficientemente importantes para perder a tu familia o a tus amigos. Que no importa cuánto te lastime una persona, si en verdad la quieres, siempre sabrás perdonarla.
 
Tú me enseñaste que el dinero no sirve de nada si no planeas compartirlo con los demás o dárselo sin mirar a quién lo necesite. 
 
Qué los bienes materiales, son para remediar los males y que siempre, lo más importante, será tener una familia unida. 
 
No importa cuánto crezca, no importa cuanto madure o cuántas personas se cruzen en mi camino… Siempre serás mi primer amor. El hombre de mi vida… Y yo siempre seré tu princesa
 
Aunque no quiero, debo de decirlo… No servirá de nada, siempre que vea tus cartas y nuestras fotos juntos, se me romperá el corazón y mis ojos se llenarán de lágrimas pero… Te quiero, aunque sea tarde para decirlo y sé que algún día te volveré a ver…
 
 
Adiós amigo… Adiós abuelo.
 
Image

Enamórate de una mujer que…. Inserte su actividad aquí

Busca una mujer que trabaje contigo

He leído una cantidad abrumadora de textos titulados “No te enamores de una mujer que…(inserte aquí su actividad favorita)” Y la verdad mejor las cosas como son…
“Enamórense” de una persona que respete a su familia por que si no respeta a alguien con quien comparte ADN menos a alguien que “conoció en la calle”, ya ni hablar de tus parientes.

De una mujer que trabaja y no solo extiende su manita porque no es lo mismo mantenerte a ti que a dos personas o más… tú solo

De alguien que tenga ambiciones profesionales y quiera llegar más lejos por que querrá lo mismo para ti y te sacará de tu zona de confort.

De una que te aguante tus berrinches por que en las buenas cualquiera te quiere o así como mínimo te soporta.

De alguien que te haga reír por que si no de viejo, todas tus arrugas serán por el sol o de preocupación.
De alguien inteligente y con temas de conversación por que el “para siempre y hasta que la muerte los separe” son muchas horas de plática, no querrás silencios incómodos

Que tenga sentido del humor porque si no todo lo que le digas… DRAMA!!

Que sea segura de si misma por que si no… DRAMA

Una persona que quiera estar contigo pero no pegada a ti. Que entienda eso de “espacio personal”

Y por último, niñas, lo mismo va para nosotras con los hombres…#FinDelComunicado