ES el mejor de los tiempos… ERA el peor de los tiempos

It was the best of times, it was the worst of times,

tale_of_two_cities_book

it was the age of wisdom, it was the age of foolishness,

it was the epoch of belief, it was the epoch of incredulity,

it was the season of Light, it was the season of Darkness,

it was the spring of hope, it was the winter of despair,

we had everything before us, we had nothing before us,

We were all going direct to Heaven, we were all going direct the other way

——————–

Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada; caminábamos en derechura al cielo y nos extraviábamos por el camino opuesto.

Así inicia “Historia de dos ciudades”. Siempre me ha llamado la atención. Primero, pensaba que era ridículo y confuso, supongo que eso pasa cuando lo escuchas por primera vez a los 12 años, ¿No?

images

“Si quieres ser feliz… Sé”

Ahora, varios -créanme, varios- años después me parece de lo más interesante la forma en que este párrafo, estas líneas, parecen describir perfectamente lo que podemos vivir las personas en un sólo día.

Hay momentos en los que nos sentimos en la cima del mundo, cuando sentimos que tanta felicidad debería estar prohibida y puede ser a causa de cualquier cosa. Desde una taza de café, un mensaje de “buenos días” de nuestros mejores amigos o la persona a la que queremos o incluso cuando escuchamos ESA canción especial en la radio, la que nos trae los mejores recuerdos o nos hace querer bailar.

Pero también, de la misma manera, podemos pasar de la euforia a la histeria en un segundo. Por cosas tan simples como que alguien te haga una mala cara o el típico tráfico de las tres de la tarde cuando, además, parece que todas las estaciones de radio se ponen de acuerdo para que lo único que puedas escuchar son anuncios.

Esas pequeñas cosas, esos “detalles”, pueden hacer que decidamos tirarnos en nuestra cama en “depresión” y querer dormir todo el día o, por el otro lado, no querer esperar a ver qué nos traerá de bueno el siguiente amanecer.

En lo personal, desde hace un par de meses decidí que, en la medida de lo posible, y aunque suene a un cliché en verdad aprendí (bueno, aún no pero estoy en proceso de hacerlo) que hay que ver el “vaso medio lleno y no medio vacío”

Porque la vida es demasiado corta  aunque a veces parece eterna, pero pasamos tanto tiempo trabajando, planeando y viviendo para el “mañana” que nos olvidamos que en ese futuro vamos a necesitar los recuerdos que, en teoría, deberíamos estar haciendo hoy…

No hay que cancelar un café con los amigos para ahorrar para algo que quieres comprar en 10 años… Seguro habrá otras cosas en las que podamos recortar nuestros gastos.

No te preocupes si a tu edad Mark Zuckerberg ya había hecho sus varios primeros millones, piensa que el es como el 0.0000001% de las personas, mientras tenga con qué darte un gusto de vez en cuando, una buena comida, una ida al cine, comprar un boleto para un concierto… Siéntete afortunado.

No digo que debamos de perder de vista el horizonte pero, lo que sí creo, es que hay que abrir los ojos para aprender a disfrutar el ahora.

Aquí les dejo una canción que, espero, logre ponerlos de buenas =)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s